Celos

Aunque sabía que no era el primer hombre en su vida, guardaba la fantasía de serlo. Sin embargo, los comentarios de ella lo regresaban a la horrible realidad de ser uno más en una lista quizá demasiado larga:

— Pero no te vayas a orinar — le dijo ella cuando se quitaron la ropa para entrar juntos a la regadera — No sé por qué a toooodooos los hombres que he conocido les encanta hacerse pipí cuando se bañan ¿Por qué, eh?

Él sólo contestó levantando los hombros, pero la verdad tenía ganas de hacer realidad aquella famosa escena de la película Psicosis, y ver la sangre de su amada esposa irse por el desagüe.